Inicio Servicios EDICIÓN, MEZCLA Y MASTERIZACIÓN

EDICIÓN, MEZCLA Y MASTERIZACIÓN

Imprimir PDF

Una grabación de alta calidad empieza por una canción de alta calidad, actuación y grabación, y el proceso de mezcla empieza una vez todas las pistas han sido grabadas. Una buena mezcla puede hacer que una canción brille y hable por sí misma, mientras que una mezcla pobre puede echar a perder una estupenda actuación musical.

Corrección de tono y tiempo (Pitch & Time): Sin duda alguna, el elemento más importante en una producción es la voz. Pero la misma calidad que da la energía y la emoción de las voces, también puede ser su perdición. Incluso los mejores cantantes  están un poco fuera de tono de vez en cuando, o fallan un poquito en el tiempo de ejecución, necesitan especialistas en el estudio a la hora de afinar y corregir su voz.

También podemos corregir los problemas de pitch y tiempo de líneas melódicas de sintes, pianos, guitarras, bajos, violines, flautas, saxofones y partes rítmicas como baterías y percusiones.

Un buen trabajo de mastering puede resolver muchos problemas acortando las distancias en cuanto a su calidad de audio entre una grabación/mezcla realizada en un estudio de grabación de alto presupuesto y un disco  de home estudio. Click aquí para leer más

Nivelación del volumen de todas las pistas del álbum. Para que el paso de una canción a otra no genere saltos en la percepción de la intensidad sonora, ni pérdida de coherencia. Un buen trabajo de mastering puede resolver muchos problemas acortando las distancias en cuanto a su calidad de audio entre una grabación/mezcla realizada en un estudio de grabación de alto presupuesto y un disco de home estudio.

• Corrección de equilibrios tonales re-ecualizando la mezcla de forma musical y no agresiva. Recurrimos a referencias que le gusten al cliente para basarnos en ellas.

• Incremento o disminución de la apertura estéreo hasta conseguir el punto adecuado de la imagen. Utilización de técnicas tipo M-S de control de estéreo.

• Detección y eliminación de clips, drops o cualquier otro artefacto digital que pudieran contener las pistas. Preferiblemente con edición manual, no encargando la detección y reparación a una rutina informática.

• Supresión de ruidos si los hay (hum, hiss).

• Edición de finales (si acaban en fade-out) siguiendo instrucciones del cliente.

• Tiempo de separación entre pista y pista. Algo mucho más importante de lo que solemos pensar. El tempo, tipo de música y tipo de final de la canción anterior determinan el tamaño de la pausa requerida para estar preparados para la siguiente.

• Aplicar compresión y limitación con el objetivo de reducir el margen dinámico y así poder incrementar la sonoridad o loudness.

• Grabar las pistas procesadas en el soporte (CD-R) conforme a lo que queremos que sea el master definitivo.

Compartir

 

Seguinos en Facebook
Seguinos en Twitter
Seguinos en YouTube
Seguinos en MySpace